Publicidad

Durante este martes, el Municipio de León recibió la notificación, tiene seis días para entregar el Estadio León, estacionamiento, oficinas y predio contiguo a Roberto Zermeño Reyes, de lo contrario se hará el uso de la fuerza pública.

Luego de ser notificado, el alcalde de la ciudad, Héctor López Santillana convocó a una rueda de prensa en el Poliforum donde informó que se entregará el estadio en tiempo y forma.

“Haremos la entrega en la fecha establecida, durante más de 4 años hicimos lo posible para un asunto que recibimos perdido (administración de Bárbara Botello). Hicimos lo posible, incluso lo llevamos al Poder Judicial. Estamos actuando conforme lo marca la autoridad, estamos viendo los pormenores.”

Sin embargo, el edil también informó que el club seguirá jugando en el estadio gracias a un contrato de arrendamiento.

“Enfatizar en que el club León continuará jugando en este estado dado ya que cuenta con un contrato de arrendamiento desde el 2012 hasta el año 2022”. aseguró el alcalde de la ciudad.

Por lo tanto, el club podrá jugar en el estadio en espera de la construcción del nuevo inmueble.

En total, son 60 mil 027 metros cuadrados que el municipio deberá regresar a Zermeño.

Irónicamente, el último partido en el estadio de León no lo jugaría el equipo de la ciudad.

Luego del veto al estadio Alfonso Lastras entre el Atlético San Luis y los Gallos Blancos de Querétaro durante la noche de ayer, la directiva del Atlético San Luis ha contemplado al estadio Nou Camp como sede para jugar contra el Club América en la jornada 16 del Apertura 2019 y por lo tanto, ser el último partido del estadio de León.

La Historia

Roberto Zermeño logró hacerse dueño de La Fiera, cuando la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) obligó a la directiva del León, en ese entonces por Federico Madrigal, a dejar sus cargos al frente del equipo.

Zermeño logró ascender al equipo y para la temporada 1990-91 sorprendió con la contratación de algunos jugadores que después fueron ídolos de la afición como fue el caso de Milton Queiroz “Tita” y Marcos Benatto Costacurta “Marquinho”. Un año después, logró ser campeón con el León en la temporada 1991-92.

En 1995, Zermeño decidió venderle el equipo a Valente Aguirre.

Pasado el torneo Invierno 1999 y comenzando el Verano 2000, el empresario aseguró que no tenía dinero para solventar los gastos del equipo, por lo que entró en negociaciones con el Ayuntamiento de la ciudad, en el cual era presidente municipal Jorge Carlos Obregón.

Durante el año 2009 Zermeño fue sentenciado a permanecer en la cárcel más de 6 años por evasión de impuestos.

Mientras el empresario permanecía en la cárcel, el Ayuntamiento de la ciudad, presidido por el alcalde Vicente Guerrero Reynoso, decidió extinguir el Fideicomiso y el 10 de marzo del 2008, se escrituró al municipio la propiedad del Estadio Nou Camp.

Al salir de la cárcel, Roberto Zermeño aseguró que la extinción del Fideicomiso había sido ilegal, ya que se había disuelto antes de los diez años pactados y comenzó una demanda a través de su hijo reclamando el Estadio Nou Camp.

Tras varios años, finalmente la ley favoreció al empresario, por lo que se decidió entregarle el estadio a Zermeño y por su parte, el club construiría otro estadio.

Con información de Zona Franca.

Comentarios

comentarios

Publicidad