Publicidad

El municipio de León, cuenta con un nuevo Reglamento de Justicia Cívica, donde se busca fortalecer la sana convivencia entre las personas a través de mecanismos de solución de conflictos, así como fortalecer el tejido social a través de actividades de apoyo a favor de la comunidad.

Uno de los mecanismos es la implementación del Primer Juzgado Cívico de la ciudad, mismo que fue inaugurado el 14 de mayo; donde actualmente hay 20 árbitros calificadores, quienes fueron capacitados y reconocidos como jueces cívicos

Los juzgados cívicos cuentan con personal especializado, para una atención más digna, como son: Psicología, Criminología, Trabajo Social, Defensoría, Policía de Custodia.

El Juzgado Cívico, dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública de León (SSPL), dignificó la etapa de presentación de un detenido,  para que prevalezca prevalece el respeto de los derechos y la dignidad humana.

Luego de su inauguración, se llevaron a cabo las primeras audiencias en el Juzgado Cívico; en dos casos iniciales seguidos fueron presentados dos detenidos por la posesión de droga, denominada cristal, todo bajo los lineamientos del Reglamento de Justicia Cívica.

Establecido en el Reglamento, la audiencia es videograbada para dar constancia de la transparencia y se determina como pública, por lo que hay un espacio para la presencia de ciudadanos, separado del Juzgado con cristales blindados que, garantizan la seguridad de los participantes en la audiencia.

Para los casos en que las faltas o delitos no representen peligro para la sociedad, las penas se podrán conmutar por trabajo a favor de la comunidad, y por lo cual se le deberá hacer saber al presunto infractor este derecho y posibilidad.

En lo que va desde la implementación, 592 personas han solicitado el intercambio de las infracciones, por horas de servicio comunitario, donde han realizado actividades como, el mejoramiento de la imagen urbana y, a propósito de la temporada de lluvias, a la limpieza de arroyos.

Para el caso que en esta ocasión concierne, el protocolo se realiza con el pronunciamiento de la Juez Cívica quien le indica al detenido (David N) que la detención y presentación se hace con la presencia de una elemento de la Policía Municipal, que remite una hoja de control de detenidos “donde nos indica que la detención se debe a la probabilidad de la comisión de hechos delictuosos consistentes en la posesión de un envoltorio de presunta droga conocida como cristal.

“Por lo cual va a quedar usted a disposición del Ministerio Público, va a estar usted resguardado en el área adscrita a este Juzgado y una vez que se le mande llamar del Ministerio Público, le van a designar un defensor de oficio, o usted puede designar a un particular; tiene derecho a realizar una llamada (telefónica) para que se comunique con una persona de confianza o abogado”.

En tanto la persona presentada se encuentra de pie frente a la Juez, se le continúan indicando sus derechos como lo son el hecho a no estar incomunicado, y conforme al examen médico practicado, se le dice que salió sin intoxicación y sin lesión alguna “por lo que tiene derecho de manifestar lo que a su derecho convenga”.

El elemento que realizó la consignación continúa en la sala para las aclaraciones que se requieran, sin que haya sido necesario. Se le pregunta al detenido si está totalmente de acuerdo con lo manifestado y que es necesario plasmar su firma en el documento de disposición.

Además, se le expresa al detenido que, al pasar al área de separos, que sus objetos personales quedarán en resguardo con el oficio de inventario correspondiente, “y que una vez que el Ministerio Público resuelva su situación, se le regresan sus pertenencias”.

Comentarios

comentarios

Publicidad