La exclusión de los regidores del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) de los principales cargos en las comisiones del Ayuntamiento son una mala señal en el arranque de la nueva administración municipal.

Así lo aseguró José Arturo Sánchez Castellanos, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de León.

Tras la toma de protesta tanto de Héctor López Santillana, como de los integrantes, se realizó la primer sesión de este Ayuntamiento renovado, donde la controversia se generó desde esta primera plenaria del colegiado local.

La primera molestia fue de algunos regidores con la ratificación del Secretario de Seguridad Pública, Luís Enrique Ramírez Saldaña, luego con el reclamo de los regidores de Morena por no haber sido contemplados de los cargos principales de las comisiones del ayuntamiento leonés.

“Los regidores tienen razón en haber pedido presidencias de comisiones. Lo razonable hubiera sido que se distribuyeran equitativamente, así se había hecho en el pasado”, señaló Sánchez Castellanos.

Añadió que esta decisión “son ganas de complicarse la existencia, es una mala señal desde el principio, que se quiera aplicar la aplanadora desde el primer día. Ya vimos que esto no genera nada positivo”.

El empresario consideró que “no tiene consecuencia que les den (a Morena) una presidencia de comisiones, cuando en el interior de las mismas de todos modos tiene mayoría el PAN (Partido Acción Nacional)”.

Comentarios

comentarios