“Al llegar al proyecto tuve un choque cultural muy grande, todos eran europeos menos yo, eran de Alemania, Bélgica, Rusia, Austria y de Suiza. Desde el ruido, es una ciudad silenciosa, todos los pueblos son muy callados, en contraste con México, donde el sonido es de los comerciantes del agua, tamales, el gas”, recuerda Tobías Emiliano Ballesteros Álvarez.

Tobías es un joven leonés de la colonia Granjas de Echeveste, quien con tan sólo 19 años viajó a Alemana a realizar labores de voluntariado a través del programa de movilidad internacional “León Joven por el Mundo” del Instituto Municipal de la Juventud.

Publicidad

Al ver la convocatoria, recordó que un amigo cercano a él había sido beneficiado para irse a Francia, lo cual le motivo a postularse en la generación 2019.

Además de realizar trabajos en temas ecológicos, la enseñanza que dejó esta experiencia en él es de gran importancia, ya que destaca que este tipo de proyectos enseña a generar mayor empatía y, además, adaptarse a nuevos entornos y equipos de trabajo.

 “Son diferentes maneras de pensar y trabajar, muchos jóvenes no tenían experiencia en jardinería o carpintería. Yo trataba de ser la persona positiva y de dar la iniciativa de hacer actividades y animar a todos para hacer la convivencia mejor”.

Esta experiencia marcó de manera significativa a Tobías, ya que es la primera vez que este joven deja por un tiempo su ciudad para ir al otro lado del mundo a dejar su huella en un poblado de Alemania ubicado entre las ciudades de Cologne y Bonn.

Actualmente Tobías es estudiante de la Universidad Tecnológica de León, lo cual le ayudó a la realización de las actividades dentro del campamento, ya que involucraba el manejo de herramientas, asimismo era él quien se encargaba de animar y motivar a sus compañeros.

Comentarios

comentarios

Publicidad