Publicidad

Por: Jorge Hernández Habitantes y comerciantes del Barrio Arriba rechazan que el Hospital General Regional de León (HGRL), cambie la dirección de sus instalaciones.

Incluso un grupo de vecinos apoyado de doctores y comerciantes han recolectado firmas pero no fueron tomados en cuenta.

Son los vecinos y encargados de comercios los que han colocado cartulinas con las leyendas “no cierren el hospital”, a lo largo de las calles aledañas como la 20 de Enero y 5 de Mayo.

Hace unos días el secretario de salud del estado de Guanajuato, Daniel Díaz Martínez, comentó que el nuevo Hospital General Regional, estará inaugurado para el primero de agosto, por lo que la incertidumbre y el desconcierto entre pacientes y trabajadores fue de su conocimiento en reiteradas ocasiones.

Afuera del hospital enfrente hay una farmacia que se sumó al rechazo colectivo y colocó una pancarta en su fachada.

De igual forma en la casa del señor Juan Manuel Báez Alvar, vecino de toda la vida de la colonia Obregón o Barrio Arriba, hay una pancarta con la consigna de no al cierre del hospital.

El señor comentó durante entrevista que lo que más se verá afectado será la salud de los leoneses cuando tengan complicaciones médicas y tengan que ir a un hospital más lejano.

El nuevo Hospital General Regional de León

“Lo más importante es la salud de la gente, brindarle el auxilio porque hay muchas necesidades, mucha gente se muere por falta de los medios económicos que tiene para la atención”, comentó el vecino.

Señaló que un grupo de vecinos se ha sumado a colectar firmas y hasta el momento llevan más de 600 para evitar que se lleven el hospital del Barrio Arriba.

Sin embargo la decisión ya fue tomada y junto con el anhelo de los comerciantes, esperan que el cambio de ubicación del hospital, no convierta la zona en una abandonada y peligrosa para los visitantes de la ciudad.

Vendedores de comida instalados en las afueras del nosocomio señalan que los pacientes le dan vida comercial para el sustento de sus familias.

“Si la cierran el hospital aquí se va quedar solo, van a bajar las ventas, vandalizarán los alrededores y poco a poco se convertirá en una zona fantasma”, comentó el comerciante.

Mientras que su compañera señaló que la economía de los pacientes se verá afectada por los altos costos de los taxis y la nula movilidad en las altas horas de la noche para poder llegar al hospital.

“Si de Las Joyas al HGL les cobran de 100 o 150, ahora imagínate cuánto cobrarán hasta San Carlos, hasta el otro extremo de la ciudad, un dineral y el hospital más lejos”, comentó la empleada.

Por su parte usuarios foráneos se dijeron beneficiados por el cambio, aunque lamentaron que a las familias de la ciudad les causen afectaciones tanto por la distancia, como por el cambio de ubicación.

Comentarios

comentarios

Publicidad