Publicidad

La Dirección General de Fiscalización y Control infraccionó a los organizadores de una fiesta de motociclistas que no contaban con el permiso correspondiente, y en el que además se comercializaba alcohol de manera irregular.

El evento se realizaba en un balneario ubicado en la comunidad Ejido la Providencia.

Los organizadores aclararon que las instalaciones fueron prestadas por el dueño.

Al llegar al lugar, los inspectores se percataron que se encontraban 6 puestos de bebidas alcohólicas y ninguno contaba con el permiso para comercializarlas.

En el recinto se encontraban más de 100 personas.

Además, la dependencia suspendió un baile sonidero que se realizaba en un domicilio ubicado en la colonia Villas de León.

En éste ya se contaba con la presencia de cerca de 80 jóvenes, casi todos menores de edad.

Las puertas del lugar se cerraron poco después de las 11:00 pm.

De esta manera, la Dirección de Fiscalización contribuye a que los eventos que se realicen en el Municipio cumplan con las medidas de seguridad que garanticen la protección de sus asistentes.

Comentarios

comentarios

Publicidad