Publicidad

POR: JAIRO RÍOS

Muchos han hablado sobre una gran cantidad de teorías conspiranoicas sobre porque estamos viviendo esto que hoy vemos, algunos dicen que fue provocado por los gobiernos para colapsarnos, que fue culpa del FMI y su idea de reducir la población a fin de la reactivación económica tras una evidente crisis internacional, que si fueron los reptilianos, los anunaki o Calderón lo planeo todo para desestabilizar la 4T.

En fin, son muchas y muy variadas las teorías sin embargo en el hecho científico y publicado hace unos días en Nature Medicine, sabemos que el SARS-CoV-2 que origina el COVID-19 fue un proceso natural y los médicos investigadores descartan la creación en un laboratorio o que hubiera sido de diseño humano la secuencia genética del virus. Esto descarta muchas de esas teorías por las que podríamos culpar hasta a los Illuminati y por lo tanto hablamos de que Dan Brown ya no escribiría un libro relacionado ambos hechos (Afortunadamente).

Pero a pesar del descarte de diseño humano del virus se sigue buscando el origen natural del virus, y el origen más popular entre la sociedad es que fue culpa de un caldo de murciélago, al parecer en la ciudad de Origen del Virus que es Wuhan, en la Milenaria China fue donde apareció este brote y se culpó al pobre murciélago porque en estos mamíferos se encuentra un coronavirus muy similar pero nadie ha podido probar que este se hubiera podido transmitir de murciélagos a humanos.

Si tomáramos esta teoría como válida ya hablaríamos del efecto Murcielaposa (si han visto la película del efecto mariposa me entenderán) alguien come un plato de sopa de murciélago y al otro lado del mundo hay miles de personas enclaustradas en sus hogares a causa de la caza y alimentación de animales silvestres.


La realidad es que no podemos culpar a este pequeño ser vivo que nos ayuda con la polinización, acabar con plagas y como símbolo de uno de los superhéroes más chingones de la historia, así es ¡Batman!

El Murciélago no tiene la culpa, pero el efecto murcielaposa de ese caldito se convirtió en el caldo de cultivo de la caja de pandora del liderazgo internacional.

¿A que me refiero con esto? Pues si recordamos nuestras clases de biología de la secundaria o preparatoria recordaremos ese famoso experimento del caldo de cultivo que origina la vida de bacterias y otras tantas cosas.

Pues recordando este experimento podemos decir que el COVID-19 es el caldo de cultivo para poner a prueba a la sociedad, a las naciones y el liderazgo de mandatarios.

Tras reportarse la epidemia en China hubieron gobiernos que desestimaron el impacto de este sobre el mundo, sin embargo ellos subestimaron la tormenta perfecta que se avecinaba, se subestimó el caldo de cultivo que se estaba formando en el mundo.

Lideres internacionales vieron al virus como algo que no afectaría a sus países, a sus naciones o inclusive llegaron a bromear con esta situación y desde primera hora del día pedían abrazos entre todos porque nada nos iba a pasar (oh shit).

De forma casi simultánea arrancábamos un tropezado año con incendios en el mundo, la Flora y la fauna destruida en países como Australia, arrancamos con hostilidades militares entre medio Oriente y Estados Unidos (Que raro), con un recién descubierto virus afectando a la segunda economía del mundo y la población más grande del planeta.

Todos estos eventos aislados entre sí al final del día se iban a empezar a unir, un planeta tan intercomunicado como el que nos tocó a nuestra generación evidentemente iba a ver a la larga la globalización de los problemas, y así es como el Coronavirus pasó de ser una epidemia a propagarse a otros países gracias a que se contagia de persona a persona con el tacto. Así es amigos gracias a que hoy en día contamos con más conexiones, vuelos y aeropuertos modernos (Salvo en México) fue que se propagó el virus, grandes masas de personas concentradas traídas en aeropuertos con muchísimos intercambios de fraternidad y pocas medidas sanitarias hizo que el virus llegara a convertirse en una pandemia que terminó por afectar inclusive a los países del primer mundo, así es lo vecinos ricos del mundo también les dio coronavirus, países con posiciones envidiables en cuanto a su desarrollo humano, su calidad de vida y sus ingresos terminaron por colapsar sus sistemas de salud en menos de un mes como lo fue la madre patria o la gran Italia.

El colapso fue por múltiples variables entre ellas una vez más, subestimar el atender a tiempo una emergencia sanitaria, el salir, no llevar a cabo la implementación oportuna de medidas sanitarias, y el no implementar pruebas suficientes generaron el caos y las imágenes que ha muchos de nosotros han impactado.

El virus siguió su curso y la pandemia ya afectaba y tenía casos en la gran mayoría de países del mundo. Con esto llegaron pruebas de fuego, los que menospreciaron el efecto que esta crisis podría llegar a tener terminaron infectados como por ejemplo el primer ministro del Reino Unido Boris Johnson quién públicamente había desestimado los alcances y efectos del virus dio positivo al COVID-19, otros incrédulos como Donald Trump están viendo como su país es quien encabeza ahora la lista de países infectados. Así es fue un claro mensaje de la naturaleza de “No me retes” y ellos retaron a la naturaleza y ahí las consecuencias.

Hubo mandatarios que con ejemplaridad tomaron en serio las cosas como el Primer ministro de Canadá Justin Trudeau que además de actuar de forma rápida generó un paquete de medidas económicas para no afectar a los ciudadanos de su país, Angela Merkel en Alemania fue contundente, desde el primer momento dio mensajes claros y buscó el rescate económico de su país ante una posible recesión a causa del paro industrial o en el caso latinoamericano el primer presidente millenial de Latinoamérica Nayib Bukele nos puso el ejemplo de como líder al momento de confrontar la falta de medidas sanitarias de México y regresar un avión de Avianca que iba a San Salvador, así como también al generar un paquete económico de apoyo a los salvadoreños y las empresas para evitar la debacle económica durante la contingencia.

Ejemplos buenos tenemos y malos también, los malos nos han enseñado que es lo que no debemos hacer y los buenos el que debemos de hacer. Pero aquí la gran pregunta que nos interesa a todos ¿Y México? Y aquí es cuando tenemos otro cantar, a nosotros si se nos olvidó cancelar el mariachi cuando ya teníamos todas las evidencias y pruebas de que las cosas con el coronavirus eran importantes.

Por un lado después de que la OMS había declarado que el Coronavirus no era el chupacabras y que las cosas se ponían más feas que canción de Arjona , nosotros estábamos haciéndonos patos o mejor dicho gansos, ante el coronavirus parece que México existiera en dos realidades, como si Rick y Morty hubieran estado haciendo de las suyas en distintas dimensiones viendo do que pasaba porque por un lado desde Palacio Nacional cada mañana desde el pronunciamiento de los organismos internacionales nosotros seguíamos el show del avión que no podía volar los gobernadores de varios estados decían patitas pa’ que las quiero y corrieron a generar medidas de alerta, a tomar en sus manos la contingencia con el primer caso que se registrara y ha sacar la casta porque si de por si las cosas no iban bien con el INSABI que nadie sabía para que es, y el crecimiento económico en cifras redondas porque el 0% es un número redondo, pues con la caja de pandora abierta lo mejor era prevenir y buscar como calmarla.

(Descripción gráfica de México en estos momentos)

Lo cierto es que hubo dos Méxicos, el de fantasía que se iba en un avión piloteado por un ganso y el de “adeveras” qué ocupaba de respuestas y postura firme de sus líderes. Y hoy vivimos en esas dimensiones, porque por un lado los gobiernos de los estados al primer momento tomaron las riendas y pese a la limitación de sus posibilidades y sus recursos muchos han salido a calmar a la población, a tomar medidas y sacar el mexicano chingón que nos caracteriza y llevamos dentro. La mayoría lo ha resumido en un simple pero poderoso #QuédateEnCasa y está es la medida más fuerte que tenemos hoy frente a esta crisis y que debemos de tomarla como lo que es una medida preventiva que nos ayudará a evitar que el siniestro caldo de cultivo se vuelva tóxico como el caldo de murciélago y podamos lidiar con el escenario que se nos viene, el de la recesión económica, la crisis de los hidrocarburos y la explotación indiscriminada del planeta ( Puntos que desarrollaré en próximas ediciones).

Y porque es importante seguir estas indicaciones porque como ya lo digo el Sub-Secretario López Gatell (La voz Más consiente de la 4T), esta es nuestra última oportunidad para poder salvarnos y salvar a México , no hay mayor forma de hacer patria que el quedarse en casa, seguir las medidas de salubridad y esperar que el mar vuelva a la calma.



(esta estampita es más poderosa que el “detente” contra el coronavirus)

Lo cierto es que México es chingón pero aún hay muchas cosas que nos mueven y nos faltan, porque ante una precaria economía el parar las industrias y el comercio es una cuestión dolorosa para muchos de los que viven al día y viven de este movimiento económico, vuelvo al México interdimensional que vivimos pues varios gobernadores y alcaldes han puesto en marcha planes de contingencia económica, en el caso de Guanajuato vemos como el gobierno del estado puso en marcha el plan de impulso económico para dar incentivos a las empresas, el empleo temporal y los créditos a través ves de  fondos, o en municipios como León vemos el condonar el pago de agua de los contribuyentes así como apoyos para los comercios y zonas rurales, vemos que se habilitó el anterior hospital general para ser un hospital especializado contra el #COVID19 pero aún con todos esos esfuerzos sabemos que falta, que ocupamos del impulso central a las empresas, trabajadores y familias como se ha hecho en otros países, seguros de desempleo, incentivos fiscales, y apoyo a los que menos tienen.

Ojalá que la 4T no se haga más ganso y que el dedito del de macuspana diga que sí habrán estos apoyos a los que menos tienen, porque con ese discurso llegaron a la grande. Ahora todos los mexicanos sin excepción ocupamos de esa ayuda y esa transformación que prometieron y que es requerida. Porque esperemos que los que estamos hoy lleguemos también al final de la cuarentena, y queremos que este México que es de todos y nos necesita a todos llegué completo porque un avión más o un avión menos créanme que es lo que menos preocupará a la gente cuando el gasto no les alcance en la casa para salir adelante de la contingencia.

Hoy más que nunca seamos agradecidos de lo que tenemos, agradezcamos a los médicos, enfermeras y el personal de salud que se la estará partiendo estos días por nosotros y seamos fuertes porque si hoy mantenemos distancia mañana podremos volvernos a abrazar.

Comentarios

comentarios

Publicidad