Publicidad

Un joven de 23 años, se encuentra entre la vida y la muerte tras ser golpeado por elementos de policía municipal, luego de ser detenido por federales, presuntamente.

Según denunció la familia, el ciudadano identificado como Marco Antonio Reyes, fue detenido arbitrariamente por elementos de la Policía Federal, quienes viajaban en la patrulla número 16963.

De acuerdo a los afectado, los hechos se registraron a la 1:30 de la madrugada del 9 de agosto en la colonia Las Margaritas.

Marco Antonio Reyes, caminaba de regreso a su casa, después de una reunión familiar, su hermano y cuñada iban detrás de él.

Así lo contó la familia

“El viernes 9 de agosto, alrededor de la 1:30 am, mi primo Marco Antonio Reyes, de 23 años de edad, fue detenido arbitrariamente por elementos de la Policía Federal apostada en León, patrulla número 16963. Esto mientras regresaba caminando a su casa después de una reunión familiar. Su hermano y cuñada iban detrás de él, al verlo sometido se acercaron y se identificaron como familiares. En respuesta los policías federales les pidieron $2,000 para liberarlo, sin dar motivo del porque lo tenían detenido y sometido (tal como se ve en el video). Al no recibir los $2,000 pesos, los federales entregaron a Marco Antonio a policías municipales de la patrulla 156, quienes se lo llevaron a bordo de la patrulla sin dar explicación alguna del motivo del arresto”.

La familia de Marco asegura que fueron los oficiales municipales los que le hicieron daño al joven.

“La mamá de Marco y sus hermanos salieron a buscarlo sin localizarlo en ningún centro de detención. Fue encontrado horas más tarde, estaba hospitalizado de urgencia en el Hospital Regional. Marco había sido golpeado y quemado brutalmente por los policías de la patrulla 156, quienes lo dejaron inconsciente en el área de urgencias del hospital.
Desde ese día Marco no despierta y entre otras afectaciones, sus riñones dejaron de funcionar. Hoy yace desahuciado. Los médicos que lo atienden no nos dan esperanzas de vida”. aseguró su familiar.

Por último, la familia exigió justicia para el que resulte responsable de este ataque hacía el ciudadano leonés.

“Nosotros, su familia EXIGIMOS JUSTICIA, no es posible que quienes están para protegernos sean los causantes de que Marco Antonio esté hoy entre la vida y la muerte”.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública reprobó lo sucedido e informó que estará atenta a las investigaciones que en su caso realicen instancias penales y administrativas y coadyuvará con ellas en todo momento.

Comentarios

comentarios

Publicidad