Estudiantes de una secundaria ubicada en la colonia Las Trojes pretendían celebrar una fiesta clandestina en la que habría bebidas alcohólicas.

Alrededor de las 17:30 horas, cerca de 50 personas menores de edad ya se habían dado cita en el salón El Capulín, donde el sonido Halcón amenizaría la reunión.

Publicidad

El reporte de este festejo llegó nuevamente a través del reporte de un padre de familia. Trascendió que las y los asistentes habían pagado 100 pesos por su boleto de acceso.

Cabe destacar que al momento de que personal de la Dirección General de Fiscalización y Control llegó al lugar y procedía a suspender el evento llegó una adolescente con una bolsa que contenía bebidas alcohólicas.

Antes de las 20:00 horas los inspectores de la dependencia habían logrado que las y los invitados se retiraran del lugar.

El director de la dependencia, Francisco Javier Arenas Hernández, invitó a las madres y padres de familia a poner especial atención en las actividades que sus hijos desarrollen durante este período vacacional.

“En muchos casos, los jóvenes no conocen al organizador que alquila los salones de fiestas y llegan a través de la convocatoria en las redes sociales o por un amigo de un amigo”, dijo el servidor público.

Ésta es la fiesta clandestina número 13 que la Dirección de Fiscalización detecta y suspende. En todas ellas se contaba con la presencia de personas menores de edad.

Comentarios

comentarios

Publicidad