Publicidad

León, Gto. Un migrante deportado y su pareja sentimental nativa de los Estados Unidos Americanos, piden ayuda en la ciudad de León, para llegar al puerto de Acapulco, en el estado de Guerrero y establecer una nueva vida.

Por la mañana de este martes en una banca del jardín de San Juan en el Barrio del Coecillo, una pareja descansaba debajo de la sombra de un árbol, ya que tenían molestias principalmente por dolor en los pies.

A simple vista podrían parecer desapercibidos como habitantes de los alrededores, sin embargo el par de mochilas que llevaban y la tapa de cartón con un mensaje escrito, explicaba que les faltaba mucho para llegar a su casa.

“DEPORTADO D E.U. AYUDANOS A LLEGAR AL EDO. D GUERRERO”. (Sic), decía el cartón escrito con plumón negro.

Se trata de Abraham Ulises Ramos, quien fue deportado hace casi un mes en una redada en la maquiladora que trabajaba en la ciudad de Denver, Colorado, y de Stacy Gruss, pareja sentimental que decidió acompañarlo a México tras su deportación.

“Su familia es 100 por ciento nativa de los Estados Unidos, ella les dio la espalda y se fue con un mexicano, me cayó la redada y ella se quiso venir conmigo, no tuvo problemas ella para entrar a México”, contó el migrante.

Abraham platicó que cuando ocurren las redadas, los agentes de la migración llegan a las áreas de producción de las empresas y les piden identificaciones a todo aquel que se atraviese.

“Empiezan a atorar a la gente que se les atraviese, piden papeles, unos si los tienen, otros no, te agarran de repente, no te puedes ni hacer pal baño o esconderte, porque se te atraviesan todos en ese tipo de redadas”, contó el joven.

Dijo que tras ser deportado fue llevado a la frontera de Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas y de ahí, junto con Stacy, cruzaron varias ciudades mediante los aventones o ‘raites’ que los conductores les ofrecieron.

“Tracé el viaje para llegar al pacífico, llegamos a Mazatlán, con la intención de trabajar pero en Sinaloa nos agarró una tormenta y se paró el trabajo en playas y entonces estábamos atorados, sin hacer el dinero y con el anhelo de llegar al estado de Guerrero y establecernos en el puerto de Acapulco”.

Aseguraron que no está en sus planes regresar y cumplir la travesía del sueño americano.

“Por lo pronto de regresar yo ni lo pienso porque estoy advertido por parte del gobierno norteamericano, que no puedo pisar aquel país por la deportación, ella puede regresar en el momento que ella quiera y cruzar la frontera, pero eso depende de ella del tiempo que quiera estar conmigo, ojalá que sea mucho”, mencionó Abraham Ulises.

Para la pareja entrevistada, las políticas de migración del presidente Donald Trump, son prueba del temor que les tiene tanto a los latinos como a los mexicanos.

“Donald Trump, le tiene mucho odio a los latinos y mexicanos, habla mucho del mexicano siendo en general latinos, para él todos son mexicanos, aunque sean hondureños o de dónde sean, no se por qué le tenga tanto miedo y odio al mexicano”, opinó.

Mientras que su paso por otras ciudades del país ha sido realizado de día y en las noches han recurrido a albergues, casas de migrante y hoteles económicos para poder descansar y dormir un poco.

A su llegada al estado han recorrido las ciudades de Irapuato, Guanajuato y León, por lo que a más tardar de este miércoles, podrán partir rumbo a Valle de Santiago para poder seguir hacia su destino.

“Cuando llegamos a Guanajuato estaba el Festival Internacional Cervantino y está carísimo todo, las calles están bien complicadas mejor nos movimos a León para encontrar un lugar económico para descansar, allá la gente está de allá para acá, sí nos ayudaron pero batallamos”, contó Ulises.

Comentarios

comentarios

Publicidad