Publicidad

Automovilistas y peatones que se incorporan al paso de las vías del tren sobre el bulevar Timoteo Lozano, duran hasta media hora esperando el paso de la locomotora para poder continuar hacia sus destinos.

El tormento de muchos automovilistas leoneses es el tener que ingresar a uno de los carriles que hacen cruce con las vías del tren y encontrarse con el paso de la locomotora.

“Si me encuentro el tren ya valió porque eso significa que ya llegue tarde al trabajo o cuando ya quiero llegar a descansar y me toca esperar a que pasen los vagones, a veces dura 5 minutos si tengo suerte, pero me ha tocado que no se detiene y ahí estoy esperando hasta media hora”, comentó un ciclista de nombre Ramón.

Ciudadanos comentaron a Último Minuto que la desesperación de más de algún automovilista ha causado accidentes y que la imprudencia de los conductores al querer ganarle al tren demuestra la falta de cultura vial en la ciudad.

Algunos de los bulevares que se ven afectados por la circulación del tren son el San Pedro, Francisco Villa, Hermanos Aldama, aunque también los habitantes de la colonia Santa María de Cementos y las comunidades de San Juan de Abajo, la Providencia y Santa Rosa Plan de Ayala.

En ocasiones se puede transitar sin problema por las vías del tren cuando no hay paso del ferrocarril, sin embargo las personas ya saben que algún accidente o descarrilamiento puede bloquear el camino y dejar incomunicados vialmente a conductores, ciclistas y peatones.

“Cuando el tren dura mucho pasando y ves que va lento es porque ya pasó algo, hay muchos choques de vehículos que por querer ganarle al tren se ven involucrados en accidentes, aunque también cuando mueren atropellados, aquí nos quedamos varados hasta por horas”, opinó Pedro, conductor de una camioneta.

Para otros habitantes es terrorífico vivir cerca de las vías del tren ya que el constante desplazamiento de los vagones y vehículos, son situaciones que han dejado personas muertas y hasta animales heridos.

“Yo vi como se cruzó un perro y le tuvieron que amputar ambas piernas, el lamentablemente murió pero a cada rato mueren animalitos atropellados por el tren”, contó una habitante mientras esperaba su paso por las vías.

Comentarios

comentarios

Publicidad