Publicidad

La dirección General de Fiscalización y Control suspendió una fiesta clandestina, en la cual la mayoría de sus asistentes eran menores de edad.

El evento, que era promocionado como “Glorious Fest”, se llevaría a cabo en un salón de fiestas ubicado en la colonia Santo Domingo. El acceso tenía un costo de 70 pesos e incluía barra libre.

Cerca de las 19:00 horas, inspectores de esta dependencia llegaron al lugar donde se llevaría a cabo la fiesta.

Ahí se encontraron con el dueño del recinto, a quien se le informó que por falta de permiso el evento no podría llevarse a cabo y estuvo de acuerdo en que éste fuera cancelado.

Adentro, los inspectores encontraron a 10 jóvenes -todos ellos menores de edad- y varias botellas de bebidas alcohólicas ya vacías. Además de un garrafón de 20 litros lleno de ‘aguas locas’.

Ya alrededor de las 20:00 horas, el equipo de sonido se retiró del lugar y también más de 50 menores de edad al ver que la fiesta había sido suspendida.

De esta manera, la Dirección de Fiscalización informó que contribuye a que los eventos que se realicen en el Municipio cumplan con las medidas de seguridad que garanticen la protección de sus asistentes.

Comentarios

comentarios

Publicidad