Por: Jorge Hernández: A Dulce Ivanna Nuñez Martínez y Ana Daniela Vega González, les pudieron haber quitado la vida de la forma más violenta pero el recuerdo por sus muertes es conmemorado y sigue a la vista de todos en las calles y bulevares de la ciudad de León.

Estos desafortunados casos de feminicidio conmocionaron a la sociedad leonesa en todos sus sectores. Ambos crímenes ocurrieron y fueron esclarecidos durante el transcurso del mes de diciembre del año pasado.

PLASMAN STICKERS

Por las calles un grupo de artistas urbanos que se especializan en el ‘street art’ o arte callejero, dedicaron unas piezas con sus rostros y la leyenda ‘se busca’, con el fin de causar empatía en los ciudadanos que no conocían la trágica e injusta muerte que tuvieron las mujeres.

Último Minuto se dio a la labor de contactar a los artistas encargados de colocar en stickers los rostros de Dulce Ivanna y de Ana Daniela, por las calles del municipio y una de las colaboradoras accedió a ofrecer unas palabras a este medio de comunicación.

La artista que por privacidad de sus datos no reveló su identidad, platicó que fueron alrededor de 40 stickers del tamaño de una hoja de máquina, los que fueron colocados por diferentes superficies de postes y barras en los cruceros de los principales bulevares en la ciudad.

“Últimamente he visto, no sé por qué a la gente le da por arrancar las fotos, quisiera que nos apoyen para poder conmemorar a las personas que ya no están, solo estamos conmemorando a Dulce Ivanna y a Daniela Vega”, comentó una de las artistas.

LOS CASOS

La primera víctima fue una adolescente de 16 años. Dulce Ivanna fue encontrada totalmente calcinada en una zona de difícil acceso en los cerros de la comunidad Mesa de Ibarrilla en León.

Dulce Ivanna desapareció el 10 de diciembre cuando acudió a inscribirse a un nuevo semestre de un bachillerato en la colonia Hidalgo del Valle. 11 días después, es decir el 21 de diciembre, la Fiscalía General del Estado anunció la captura y vinculación a proceso penal del responsable del feminicidio.

Se trató de Antonio, un joven que en redes sociales se hacía llamar ‘Chava’, y que con fotografías presumía su amistad con la menor de edad. De manera extraoficial el negarse a sostener una relación sentimental fue el motivo detonante por el cual presuntamente la asesinó.

Los amigos de la joven comenzaron a difundir fotografías de búsqueda e incluso días después se activó una Alerta Amber por su desaparición. Pero fue hasta que el feminicida confesó el crimen y llevó a los investigadores al lugar donde abandonó los restos carbonizados de la joven.

El segundo de los casos ocurrió el 30 de noviembre. Ella era de Irapuato, pero estudiaba Ingeniería Experimental. Su cuerpo estrangulado lo encontraron en su habitación en la colonia Noria Alta en la capital de Guanajuato.

Se trata de Ana Daniela, una joven de 24 años cuya muerte al principio fue calificada como un suicidio. Sin embargo, los detectives determinaron que la escena fue manipulada por su exnovio y el caso fue catalogado como un feminicidio.

La muerte de la universitaria indignó a los estudiantes de la Universidad de Guanajuato (UG), y a grupos feministas que hicieron protestas que repercutieron en municipios como León, Irapuato y Celaya.

El 5 de diciembre la Fiscalía General del Estado informó que detuvieron a Jonathan Noe, en la ciudad de León. El aprehendido era el exnovio de Ana Daniela y se desempeñaba como empleado de despachos y como chófer de transporte público en Irapuato.

Hoy en día ambos inculpados permanecen tras las rejas y en espera de la condena por el delito de feminicidio y los agravantes que resulten. El tiempo tras las rejas podría ser de los 35 a los 70 años.

Mientras tanto los rostros de ambas jóvenes decoran los espacios de camellones y postes.

Comentarios

comentarios

Publicidad