Maria Rico, de 76 años, de Leicestershire, Inglaterra, pidió que le quitaran la máscara de oxígeno para hablar con sus dos hijas por última vez, a pesar de saber que esto aceleraría su muerte.

Anabel Sharma vio a su madre morir junto a ella en el hospital luego de que se contagiaron de COVID-19, y ahora pide al mundo que se cuiden del virus.

Sharma publicó la última fotografía de su madre antes de morir para crear conciencia sobre el virus y describió el momento como “desgarrador”, pero dijo que se alegraba de que su madre no muriera sola.

Sharma dijo que su madre había muerto aproximadamente media hora después de que se tomó la fotografía.

“Mi mamá pidió que le quitaran la mascarilla y ellos dijeron: ‘una vez que te la quitemos, se acabará todo. No tendrás mucho tiempo’.

“Ella dijo: ‘sí, lo sé, pero ya tuve suficiente’”, declaró Sharma, de 49 años.

“Tuvimos unos cinco minutos con ella mientras pudo hablar, luego perdió el conocimiento. Nos dijo que no tenía miedo de morir, que estaba lista. Me dijo que tenía que luchar mucho porque tenía a mis hijos en casa”.

Rico vivía en la misma casa que Sharma, su esposo y sus tres hijos, Noah, 10, Isaac, 12 y Jacob, 22.

Sharma indicó que creía que uno de sus hijos contrajo el coronavirus en la escuela y luego “arrasó” a la familia a una velocidad “aterradora”.

Su funeral fue transmitido en vivo a Sharma, quien todavía estaba en el hospital.

“Ella estaba muy consciente de lo que iba a suceder y sabía que no se iba a recuperar y ya había tenido suficiente tratamiento”, explicó Sharma, quien continúa recibiendo tratamiento con oxígeno en casa porque sus pulmones quedaron dañados por el virus.

Anabel salió del hospital un mes después, pero tiene los pulmones muy dañados y necesita oxígeno para moverse.

Con información de Proyecto Puente.

Comentarios

comentarios

Publicidad