Publicidad

Todos tienen gustos diferentes y por más raro que algo sea, puede gustarle a cualquier persona, pero no en todos los casos. Existen las tendencias, marcadas por el consumo generalizado de un producto o productos parecidos, la realidad es que no hay absolutamente nada que agrade, o desagrade, a todos por igual.

Con los coches pasa lo mismo. No siempre arrasan en el mercado, y a veces incluso suponen la ruina para una marca. Y es que el riesgo por innovar y ser diferente puede terminar resultando en el más absoluto fracaso. Estos coches son el mejor ejemplo…

Fracaso estrepitoso

El experimento entre Lincoln y Ford fue un fracaso estrepitoso, y es que después de que fuera lanzado en 2002, no llegó al año de vida antes de que fuera retirado del mercado.

La intención de los fabricantes no era descabellada: crear una especie de 4×4 de lujo. Sin embargo su mecánica y estilo tan dotado de glamour en el interior del vehículo, no parecían ir de la mano con el espíritu de este tipo de camioneta.

Lamborghini también la pifia

Parece irreal leer las palabras Lamborghini y fracaso en la misma línea, pero en este caso es necesario. La conocida marca italiana de coches de lujo lanzó el modelo LM002 para el ejército, a modo de prueba. Se trata de un vehículo con las condiciones para conducirse en terrenos que se consideren un reto, lejos de las cómodas carreteras pavimentadas.

Sin embargo, el comprador general de este producto prefiere algo que poder lucir en la civilización. El ‘camión Lamborghini’ no triunfó.

El feo de la clase

Si de coches feos hablamos, no puede faltar el Fiat Multipla. Se trató de uno de esos automóviles que consiguió aunar opiniones con respecto a lo poco estético de su diseño. Solo 426 copias llegaron a ser vendidas, y no nos cuesta en absoluto imaginarnos el porqué de tan estrepitoso fracaso de la marca italiana.

Todavía nos hemos quedado con la duda… ¿en qué estaban pensando esos 426 individuos que se compraron uno de estos modelos?

Una cuestión de política

Cuando Alemania estaba dividida por el muro de Berlín, se enfrentó a varios problemas a nivel interno. Los fabricantes de coche no fueron la excepción. La parte del Este creó su propia versión del Beetle ante la negativa de comprar a sus vecinos.

Pero no imaginaron que el Trabant sería todo un fracaso. Algunos de sus detalles más escandalosos: no tenía cinturones de seguridad, carecía de indicador de gasolina, y hacía falta abrir el capó para cargar el combustible, entre otras cosas…

Un viejo conocido

Existe un motivo por el cual un coche estéticamente tan criticado fue un éxito de ventas en varios países del mundo. Y es que el Smart Fortwo fue una solución ideal para ciudades abarrotadas en las que encontrar aparcamiento fuera un problema cotidiano.


Su tamaño servía para aparcarlo casi en cualquier espacio disponible. Sin embargo, esto implicaba que el motor se situara en la parte trasera, dejando el sistema de enfriamiento en la delantera. En definitiva, conducirlo un día de calor era como ir al sauna…

¿Dónde comienza y dónde termina?

Lo más notable del Zundapp Janus fabricado en 1958, era que costaba darse cuenta qué parte era la delantera o la trasera. El diseño fuera de lo común no terminó por impactar a la audiencia, al menos no positivamente.

Como consecuencia, fue un fracaso absoluto. Un detalle que a simple vista no se ve, es que este vehículo solo podía alcanzar la velocidad de 90 km/h. Algo limitado para tratarse de un automóvil.

Desastre monumental

Para historias de desastres, la del Saturn ION, un coche que fue comercializado solo de 2003 a 2007 y cuyos problemas mecánicos se podían resumir en una larga lista. Algunos desajustes en el transmisor producía meneos que podían llegar a asustar a un conductor no experimentado.

Fueron varios también los que se quejaron de la llave trabándose en la posición de encendido, o que el motor quedara encendido aún después de apagar el vehículo. ¡Una joyita!

De coche del año a coche de engaño

Fue todo un bombazo cuando salió al mercado y todos estaban maravillados con el Chevy Vega del 71. Pero los múltiples problemas que fue presentando, le fueron concediendo una reputación que pronto afectaría por siempre la manera en la que el vehículo era vista.

Pese a que se arreglaron los problemas de motor, los defectos de ingeniera y el diseño con tendencia a oxidarse con facilidad, en el año 1977 se dejó de comercializar este modelo.

Peligroso

El Chevrolet Citation fue un éxito de ventas apenas salió al mercado en el año 1980. Se vendieron casi 1 millón de modelos solo en el primer año, y el público parecía estar encantado. Sin embargo, una famosa revista especializada, determinó que el vehículo era todo un peligro debido a su defectuoso diseño.

Casi de forma inmediata, las ventas se vieron altamente afectadas por la reputación negativa. Se dejaron de producir oficialmente en el 1985.

Príncipe de la Oscuridad

La cantidad de problemas del Triumph TR7 era larga. Empezando por la ridícula forma de cuña, pasando por un motor de 4 cilindros con 105 caballos de fuerza que no estaba a la altura de su tipo además de la suspensión de resortes helicoidales que tampoco ayudó al TR7.

No obstante, la guinda del pastel fue el uso de piezas electrónicas de mala calidad. Este coupé fue apodado “Príncipe de la Oscuridad” gracias a este conjunto de problemas.

Una leyenda barata

AMC Gremlin se ganó su mala reputación tan pronto llegó al mercado. Todas las partes y piezas eran como un grito desesperado de tarifa reducida. Desde los pedales, llantas baratas, cambios de velocidad imprecisos y arenosos. La sensación para el piloto era absolutamente terrible.

Por otra parte, su motor era respetable: se trataba de un V6 y a partir de 1972 la empresa lo convirtió en un V8, pero ya era demasiado tarde, quedó bautizado como una “leyenda barata”.

El fabricante de viudas

El atractivo del Renault Dauphine fue inicialmente muy fuerte. Por sólo 45 dólares más que un VW, se podía comprar un sedán de cuatro puertas con una ingeniosa imagen de moderna de Manhattan. Con una velocidad imparable para la época fue apodado “el fabricante de viuda”.

El Dauphine fue el segundo auto importado de mayor popularidad en los Estados Unidos en 1959. Pero tan pronto como llegaron los inviernos neoyorquinos, la corrosión los consumió rápidamente dejándolos fuera de mercado.

El auto en llamas de Ford

El Ford Pinto no sólo compitió con Vega por el afecto de los consumidores americanos, sino también por el título del peor auto americano jamás producido. Siendo honestos, las ventas de este auto fueron magníficas con 3 millones de unidades.

Desafortunadamente las ligerezas en el motor destruyeron este modelo. El Pinto ocasionó más de 180 muertes por quemaduras debido a que el tanque de combustible estallaba en llamas. Ford pudiendo enmendar el error, se negó hacerlo por los costos.

Pontiac Aztek

Capaz los que vieron la famosa serie Breaking Bad reconocerán este carro ya que es el que usa el protagonista Walter White, esto no significa que sea un carro bueno.

Este carro fue duramente criticado desde el momento en que salió al mercado por su muy peculiar diseño el cual muchos consideran feo. Lo más increíble de este carro fue que antes de lanzarlo no se consideró hacer un estudio de mercado, algo que les hubiese ahorrado muchos problemas y críticas.

Renault Vel Satis 2002

El año 2002 no fue el mejor para la Renault, uno de sus intentos fallidos para dominar el mercado fue el infame Renault Vel Satis. A pesar de ser un carro muy cómodo no era el más optimo en cuestiones de manejo.

Un carro que a pesar de no ser tan feo como otros de la lista, para los estándares de la época no era muy atractivo y resulto ser un fracaso rotunda en ventas en su principal mercado el cual es el europeo y en estados unidos.

Chrysler Crossfire 2004

En el 2004, la famosa compañía americana de automóviles Chrysler intento entrar en el mercado de los autos deportivos con un peculiar coche el cual es el Chrysler Crossfire, ¿Qué termino resultando?

Un total fracaso en lo que a ventas se refirió, en el aspecto comercial fue un tremendo fracaso, un carro que posee un interior que no está a la categoría de un carro deportivo y para colmo es no es para nada cómodo para manejar.

Cybertruck Tesla

Tesla ha sido una compañía que ha revolucionado el mercado de los automóviles eléctricos en todos los sentidos, buenos y malos. Pero el carro “indestructible” de la compañía de Elon Musk trajo uno de los mayores fails del año 2019.

En una presentación del supuesto carro indestructible cuando golpearon la ventana del supuesto carro se agrieto, lo que además de un tremendo fracaso en la presentación del automóvil hasta conllevo a que bajaran las acciones de la compañía un 6%.

Chrysler Sebring 2007

Otro de los fracasos de la compañía americana es el Chrysler Sebring el cual fue lanzado en el 2007 y resulto ser un carro mediocre tirando para malo en todos los sentidos posibles.

No solo el diseño no es muy atractivo que digamos sino que es un carro incómodo para conducir, su motor no es de los mejores del mercado en ese momento por decirle de una manera no muy destructiva. No se sabe que habrán pensado en los ingenieros que diseñaron este automóvil.

MITSUBISHI I-MiEV

La pésima combinación de un carro híbrido – eléctrico que puedes encontrar en el mercado, una de sus principales desventajas es el tiempo que hay que esperar para que cargue su batería, se estima entre 6 – 7 horas, además de ser sumamente lento, apenas alcanza los 100 km/h. es un vehículo pequeño y práctico pero bastante incómodo.

Su mala reputación y baja demanda, hizo que Mitsubichi lo retirara del mercado, debido a los múltiples inconvenientes y pérdidas que este vehículo causó en Estados Unidos.

FIAT 500L

Un modelo más que presenta ausencia de ergonomía en su diseño, asientos duros, dirección bastante rígida, y una muy baja confiabilidad según las encuestas realizadas a sus usuarios.

Es un vehículo que presenta alta inestabilidad en las curvas, poca adherencia al asfalto, además de que sus materiales son bastante toscos y duros; uno de sus principales problemas mecánicos son sus ejes traseros, sumándole que el climatizador tiene poco tiempo de vida y no calienta cuando debe hacerlo.

El apellido le queda grande

Si bien para los fanáticos de coches, es oír decir ‘Mustang’ y sus miradas se iluminan, no funcionó de la misma manera con el Mustang II. Su diseño coupé resultaba atractivo a la vista, y quizá fue por eso que en principio vendió varios modelos.

Pero sus conductores tardaron poco en quejarse de su rendimiento general deficiente, dotándolo de una reputación poco halagadora. Se lo catalogó en aquella época como un AMC Gremlin para los pobres. Claro que el Gremlin nunca fue un modelo al que querer imitar…

Arma de doble filo

El caso del Morgan Plus 8 es un poco controvertido. Cuesta clasificarlo como uno de los peores, puesto que fue la razón de que los fabricantes sobrevivieran el mercado.

Sin embargo, en Estados Unidos funcionaban a base de propano para aprobar las emisiones permitidas de la época. Esto significaba que el coche daba la sensación de ir mucho más lento de lo que realmente iba. Algo que puede llegar a ser muy peligroso para los conductores…

¿Qué fue de este coche?

El PT Cruiser perseguía la idea de traer de nuevo a la vida un diseño ya conocido de tiempos pasados, pero adaptado a los tiempos modernos.

El problema fue que los fabricantes no dieron en el clavo en todo lo referente al rendimiento del Chrysler, dejando mucho que desear en la carretera. Por si fuera poco, la idea vintage no terminó de cuajar, pues muchos preferías vehículos de aspecto más moderno y deportivo.

Lo barato sale caro

Infaltable en la lista de los peores autos de la historia, el Yugo en realidad era un Fiat 127 modificado. Cualquiera podía hacerse con un Yugo, solo costaba 3.990 dólares (en teoría), en la práctica ese ahorro se iba en todos los gastos posteriores.

El Yugo tuvo una producción en masa con bajos controles de calidad. Para conservar el auto en buenas condiciones, era casi obligatorio adherirse al programa de mantenimiento oficial caso contrario, solo llevabas un problema a casa.

Comentarios

comentarios